Un torrente de vida me invade en cada inhalación bajo el agua.  Como un río, el aire  recorre todo mi cuerpo buscando la salida y fluyendo al exterior  en forma de burbujas liberadoras,  que se dispersan en el agua  y  materializan mi  energía. Burbujas llenas de emociones, pensamientos, intenciones, sueños, miedos… irrumpen con su glu, glu… en medio del  silencio absoluto  del  océano;  confesando   y compartiendo  mis secretos al agua.  Estela de mis  pensamientos, bajo el agua y  retrato de mi alma.

El mar, es el   cómplice de mis burbujas y de mi diálogo interior; me escucha  y siente  mi respiración como una música de fondo. Y al ritmo de mis emociones,  suena una melodía  que se pierde en el azul  y me conecta con el océano.

El océano me recuerda aquella  respiración perdida y olvidada , cordón umbilical con la vida exterior.

Exhala, suelta, libera, lanza tus burbujas al mar…RESPIRA!!!

ANITA

Foto: Elena Kalis