¿Qué tendrá el mar, que a todos nos afecta vivamos donde vivamos?

Nos afecta y nos atrapa, sin tener que analizar y sin poder explicarlo, sabemos que es así. Es la magia de un diálogo constante e invisible.

Es la sangre  que recorre nuestro planeta de costa a costa; transportando energía y memoria a cada rincón de nuestra tierra. En su largo camino siente y padece el alejamiento de una sociedad que ya no lo siente. En ese no dejar de fluir constante (pura vida), a veces queda estancada y olvidada. Desaparece y enferma en silencio;  alejándose de su maravillosa esencia e imagen de vida, salud, energía, felicidad y tranquilidad…que siempre  nos transmite.

El agua transporta la vida,  semillas del futuro y memoria de un pasado.

Volvamos a conectar, seamos agua, escuchemos sus mensajes!!! En un paseo por la playa, bebiendo un vaso de agua, en una ducha, en un baño en el mar, sentados en una roca frente al mar, escuchando la lluvia…y como un espejo, el agua te sentirá y lo reflejará. La vida continuará y tú te encontrarás. Cada momento, es recuperar la conexión perdida con nuestro origen.

Anita