Soy una OLA viajera, me siento parte del inmenso océano.

Nací en alta mar, alejada de la costa y viajo por el océano acompañada de otras olas maravillosas. En esta hermosa travesía oceánica, todas nos apoyamos en momentos de calma y tempestad.

Olas altas, largas, desorientadas, firmes, rápidas, lentas… nadie las define, nadie las limita y corren envueltas en su espuma de libertad.  Sus múltiples formas se disipan por todo el océano sin obstáculos. La energía vital del cambio y de la transformación avanzan en el desplazamiento de cada gota de agua que la ola arrastra en su continuo girar.

Olas que llegan a la orilla y vuelven al mar, olas que chocan con fuerza sobre grandes rocas, olas que aterrizan en playas solitarias, olas que se pierden antes de llegar a la costa…pero TODAS SE SIENTEN OCÉANO y sueñan con un océano en LIBERTAD donde simplemente ser OLA.

FELIZ VIDA MI BELLAS OLAS!!!

Anita