Sólo sentí y ese sentimiento me atrapó para siempre…así fue mi primer encuentro con el agua.

Recuerdo como el agua  abrazó  mi cuerpo y acarició mi  alma,  y lo sentí, y el agua me sintió; y en el silencio más absoluto nos hablamos. Nunca antes me había sentido tan cerca de mí.

Un despertar de emociones a través del agua, un retiro espiritual…

Volvamos al MARRRRRRRRRRR

Anita

Foto de Elena Kalis