El alma y la materia son el campo de batalla de nuestra existencia.  Y es en el alma donde tienen origen todos los conflictos y crisis existenciales del ser humano.

El Dr. Emoto por medio de fantásticas imágenes de gotas de agua, demostró como la materia reacciona ante la energía. El antes y el después de ser estimuladas esas gotas de agua  con sonidos hermosos u horrendos , palabras irientes o alagadoras , imágenes, música y diferentes pensamientos. Determinaron que el pensamiento y sentimiento afectan a nuestra realidad física.  Emoto observó que las gotas de agua tenían diferentes reacciones según fuera un estímulo armoníco o bello  a un estímulo estridente o negativo.

El Doctor Emoto nos describe el agua como un agente activo de la conciencia y de la energía de la vida.

“Tenemos que mostrar respeto por el agua, sentir amor y gratitud, y recibir sus vibraciones con una aptitud positiva. Entonces, el agua cambia, tú cambias y yo  cambio. Porque ambos, tú y yo, somos agua.” Emoto.

El agua por tanto, impregnada de información sanadora se convierte en una de las formas más avanzadas de la medicina vibracional, aplicadas tanto al hombre como a la naturaleza. Una medicina del futuro, que actuará directamente sobre el alma, origen de todos los conflictos y enfermedades.

No tenemos que olvidar que  el ser humano es un 75% de agua, lo que nos hace una idea  de como  nuestros pensamientos y emociones  pueden afectar a nuestro cuerpo en su dimensión física. Resultado de un estado de conciencia determinada.

El éxito de Emoto es principalmente haber dado a conocer, por medio de sus trabajos la relación estrecha que existe entre el agua y los pensamientos, y la influencia de nuestras emociones sobre la materia.

En el tiempo que llevo observando y escribiendo sobre las diferentes reacciones de la gente;  la primera vez que entran en contacto con el agua, se refuerzan todavía más los estudios del Doctor Emoto. Como nuestras emociones y pensamientos condicionan nuestra realidad.

ANITA

Foto: Enric Adria (27MM)