22049987_1169608023140164_8198826732032982311_n

La energía es parte esencial de nuestra vida diaria, y si nos detenemos a contemplar la naturaleza que nos rodea, podremos sentirla por todas partes.  El agua en constante flujo y  movimiento, es el testimonio más ancestral y cercano al origen de  la vida  que nos rodea. El agua sana es capaz de formar espirales llenas de  energía,  y de comunicarnos en  cada momento lo que siente:  calma, alegría, agotamiento, apatía, entusiasmo, tristeza, euforia…

El agua es susceptible a todos los cambios de su entorno, y trata en lo que puede de adaptarse a sus nuevas circunstancias, alterando muchas veces su ritmo natural y su propia composición. Theodor Schwenk, pensaba que el agua es un órgano sensorial de la naturaleza, capaz de sentir, escuchar y  responder al menor cambio. La vida depende del movimiento y de su ritmo natural: las mareas, las olas que llegan a la orilla, las corrientes marinas…marcan el pulso de la naturaleza, al igual que nuestra circulación depende de los latidos de nuestro corazón.

Observando, como aquellos antiguos sabios lo hacían ; el agua, el mar, los ríos, las cascadas…en constante movimiento,  apreciamos que el agua vive y siente de la misma manera que nosotros.  Desde un torrente de agua fresca, rápida, libre y feliz; a un agua agotada, sin movimiento, con cargas que no le pertenecen, acorralada por paredes de cemento y muerta en vida en algunos pantanos.

El agua fresca desciende por la cascada en libertad absoluta y sin obstáculos, es torrente de vida y nacimiento. Es capaz de comunicar sin palabras y de hacernos sentir la magia de la vida con tan  solo contemplar  y escuchar . Por el contrario; si observamos  el agua estancada, sin movimiento, sin sonido, encerrada, sucia…comprobaremos que es incapaz de comunicar vida, está agotada y no encuentra salida a su sufrimiento.

Es triste…muy triste pensar, que cada vez es más difícil disponer de agua fresca, limpia y llena de energía (vida) en nuestro planeta. El agua, al igual que nuestro cuerpo es sensible a todo lo que nos rodea y también tiene memoria.

Recordando a otro antiguo visionario y sabio del agua  Victor Schauberger;   habló en su tiempo de la energía vital del agua, y de los malos usos que la industria y la tecnología estaban haciendo en su momento.  Según Victor, las líneas rectas causaban presiones destructivas e innecesarias al agua, ya que la naturaleza sólo utiliza este movimiento para descomponer y eliminar materia. Cuando se  canaliza  y  manipula, siente que  su movimiento y ritmo natural se alteran,  y el  agua comienza a alejarse de su esencia de vida y comienza a morir. Victor propuso diferentes alternativas para la industria emergente del momento, todas basadas en imitar los movimientos y procesos naturales que llevaban a la armonía necesaria para la vitalidad del agua y de su energía. Para Victor Schauberger tratar el agua correctamente traería la paz y la prosperidad en todo el planeta.

La esencia del agua viva y del ser humano es la libertad, que parten del respeto a todo lo que nos rodea. ¿Quienes somos nosotros para marcar y poner límites al bello ritmo de la VIDA?

Antes de beber un vaso con agua, mueve el vaso con amor  y observa como el agua se agita; recuérdale su esencia de vida.

 

Anita